Inicio / Actualidad Internacional / Autor multimillonario Robert Kiyosaki recorre Latinoamérica y alerta sobre la influencia socialista en la educación

Autor multimillonario Robert Kiyosaki recorre Latinoamérica y alerta sobre la influencia socialista en la educación

En medio de la gira latinoamericana del programa de educación financiera Padre Rico, Padre Pobre, el autor multimillonario Robert Kiyosaki pasó por Buenos Aires. En la capital argentina se reunió con el presidente de la nación y la noche del viernes 15 de septiembre en la inauguración —del curso intensivo que terminó el domingo— dio sus apreciaciones al respecto. Hizo paralelos entre Cristina Fernández de Kirchner y Hillary Clinton, y entre los presidentes Trump y Macri. Pero sobre todo hizo una crítica hacia el socialismo y cómo, a través de su influencia en la educación, estanca el emprendedurismo.

El autor del libro que vendió más de 32 millones de copias y fue traducido a 51 idiomas, predica con el ejemplo que dónde naces no determina lo que haces. Padre Rico, Padre Pobre cuenta su propia historia, cómo fue educado por un padre pobre, un profesor muy trabajador —educado en las mejores universidades— que no sabía hacer dinero y el padre rico, padre de un amigo suyo, que le enseñó a ser productivo.

Aplicó estos conceptos a la política, llamando padre pobre a los socialistas y padre rico a los capitalistas. No titubeó al decir que Argentina estaba rumbo a ser la siguiente Venezuela si seguía por el camino que iba, así como EE. UU. iba camino a convertirse en Argentina, si no perdían los gobiernos de tendencia socialista que estaban gobernando. Sin embargo, dice que en ambos casos —si bien se pausó ese proceso momentáneamente— todavía podrían retomar ese camino, ya que se avecina una nueva crisis el año entrante; puesto que el dólar está inestable.

El multimillonario  basa todo su programa educativo sobre la falta de liquidez del dólar; ya que en 1971  —bajo la gestión de Nixon— el dólar abandonó el patrón oro y desde entonces la moneda no solo  no tiene respaldo sino que los gobiernos tienen potestad de imprimir sin límites y por ende devaluar la moneda. Por ello Kiyosaki invierte en oro y plata que, a diferencia del dinero en papel, son finitos y por ende no pierden el valor. Comentó también cómo este fenómeno repercutió sobre Argentina cuando los banqueros de la época llegaron al país ofreciendo préstamos y generando deuda.

Repaso histórico

Aunque no lo menciona en el libro ni en su charla, lo que refleja en su sistema de enseñanza, es la base misma tanto del liberalismo como movimiento filosófico y del libre mercado como aplicación económica. Es gracias al surgimiento del comercio y consigo de la burguesía que se desmantela el feudalismo, sistema de castas a través del cual había un solo propietario de la tierra, el señor feudal y sus súbditos  —los siervos de la gleba— quienes pagaban tributo para habitar en sus tierras. Así nace la clase media y consigo la capacidad de lograr, por medio del trabajo pero sobre todo del ingenio, que tu origen no determine tu destino.

Pero cuando predomina el socialismo en la cultura, gracias a su influencia en la educación, el término burgués es visto con una connotación negativa. Pues se basa en la errada y ya demostrada presunción de que unos tienen porque a otros les falta. Bajo esta premisa, el socialismo propone quitar a unos para dar otros. Así, el burgués que aspira a tener más que la ración que le fue asignada es perseguido. Mientras que el Estado, que ocupa el rol del señor feudal que exige el tributo a cambio de que los siervos habiten sus tierras, es aplaudido.

Este concepto de servidumbre voluntaria es lo que predomina en las aulas. Kiyosaki comentó que en EE. UU. el sindicato de maestros está en contra de la empresa y que el presidente Macri dijo que en Argentina sucede lo mismo. Se enseña a los niños a trabajar y tributar pero nunca a emprender ni aspirar a la libertad financiera. En una entrevista exclusiva para El diario del inversor bursátil Cinco Ruedas dijo: “para mí la independencia financiera y la riqueza representan la libertad“. La plataforma generó un espacio exclusivo para los visitantes de la Expo Emprendedores que se puede ver aquí.

Otra crítica hacia la educación convencional es cómo los profesores castigan los errores. Te tratan como tonto y te enseñan que errar es fracasar y cómo no se incentiva el diálogo en la clase, mucho menos en los exámenes. Kiyosaki en su vida estudiantil sufrió mucho por eso.

En contraposición a esto, durante el seminario, estimuló la reflexión, la comunicación, la participación en equipo y cómo incentivar al compañero. Después de cada media hora de su intervención, el público tenía que compartir lo que entendió en pares o grupos pequeños y al finalizar “chocar los 5”, chocar las manos, y decirse mutuamente “eres muy listo” (el intérprete, mexicano, no tomó en cuenta que en Argentina no se dice “eres” sino “sos”; no obstante, eso le dio un agregado cómico al ejercicio). Pues, para emprender hay que saber asumir los errores y tomarlos como oportunidades para aprender. Además, el ejercicio grupal reforzó la importancia de tener un buen equipo y cómo se complementa el conocimiento. Confesó que no es muy inteligente, pero se rodea de gente que sí lo es. Entonces presentó a 4 de los 10 integrantes de su núcleo, donde destacó a su esposa como miembro más importante.

Kiyosaki grafica dónde están situados en la escala productiva los socialistas y capitalistas.

Para graficar cómo se distribuye la fuerza laboral en el mercado, Kiyosaki diseñó el cuadrante del flujo de dinero. Las siglas en inglés son ESBI (en castellano EADI): empleado, autónomo, dueño, inversor. Detalló cómo la escuela nos enseña a estar del lado izquierdo. Entre risas, señaló que Hillary, Obama y Kirchner estaban del lado izquierdo mientras que Macri Trump del derecho. Explicó que nos enseñan a trabajar por el dinero y depender de un empleador, nunca que el dinero trabaje para nosotros ni a emprender. Esto lo divide Kiyosaki entre activos y pasivos.

Su esposa, la también exitosa y multimillonaria Kim Kiyosaki, resaltó un punto crucial. Así como en la escuela  nos enseñan a ser dependientes en general, habló sobre cómo la mujer no debe necesitar del hombre sino estar con uno porque quiere hacerlo y le ama; no por necesidad. Mostró como ejemplo la relación que tiene con su esposo. Los dos son muy ricos y no se necesitan, sino que quieren estar juntos y se aman. Su amor inició cuando ambos aún no tenían dinero. Juntos forjaron fortunas y ahora manejan el negocio como socios mientras conservan su autonomía en sus proyectos individuales, al igual que su matrimonio que ha durado más de 30 años.

Kim Kiyosaki tiene varios libros al respecto y da charlas de educación financiera para mujeres. Mensualmente genera alrededor de un millón de dólares en rentas. Su esposo aclara que aprendió más de finanzas jugando Monopoly que en la escuela. Así presentó a su esposa, quien —como en el juego— convirtió casitas verdes en hoteles rojos. Empezó alquilando una casa de dos habitaciones y un baño pero ahora tiene 5 hoteles y más de 6.500 casas.

En una entrevista con el medio argentino La Nación, el periodista que entrevistaba a la pareja preguntó sobre Hillary Clinton y Cristina de Kirchner, siendo ambas mujeres en posiciones de poder. Esa pregunta la respondió Kim, diciendo: “Me encantaría ver mujeres poderosas liderando países, pero que lo hagan éticamente, legalmente y moralmente; hacerlo con su poder interior, no quitando poder a los demás“.

Sobre la ética en la política, Robert Kiyosaki hizo hincapié sobre los políticos que se enriquecieron en el poder y los que llegaron al poder con una fortuna previamente adquirida. Quedando una vez más, dentro del cuadrante izquierdo Hillary, Obama y Cristina de Kirchner. En el caso de los tres, no llegaron a la presidencia pobres sino que acumularon riqueza siendo congresistas, senadores y cónyuges de gobernadores. Mientras que, del lado derecho, están Trump y Macri, que iniciaron sus carreras políticas siendo ricos. Si bien, eso no es garantía de que no robarán ni que fue totalmente fuera del Estado que lograron su fortuna (sobre todo en el caso de Macri, cuyo padre vio varias deudas disueltas en deudas públicas), sí tienen experiencia en la formación de empleo y cómo funciona el sector privado que a fin de cuentas es el productivo.

Es decir, en conjunto, la pareja dejó varias lecciones, no importa dónde naces ni bajo qué condiciones, tampoco tu sexo, ni siquiera si eres inteligente o no, lo que importa es tener la asesoría adecuada y capacitarse constantemente. Sobre todo, dejan en claro cuánto somos dueños de nuestro propio destino y como tal tenemos la responsabilidad de guiar nuestro futuro para gozar de libertar financiera. Y cómo, la gestión privada inicia con la educación fuera del sistema que limita y somete.

Fuente : Panampost.com

También puede ver

Los destructores de la educación pública

Hablemos claro. Un colegio tomado por sus alumnos es una anomalía. Pero treinta, es una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *